Pese a que es cierto que existe cierta particularidad individual sobre si se ha de subir de pies o sentado (y esta particularidad está basada en lo que hacemos entrenando y nuestra capacidad físico-técnica), hay una serie de normas que pueden ser de gran ayuda para gestionar el esfuerzo mejor en una G.F.

La forma de superar los desniveles de por encima del % determinado como duro depende de nuestra condición física, y más concretamente de nuestra relación fuerza/peso. Como guía, hemos sindicado someramente que porcentajes invitan a levantarse en cada grupo para mantener la potencia, sin fatigar excesivamente los músculos extensores de la rodilla.  Como es sencillo de monitorizar en el display el porcentaje que se esta afrontando o simplemente atendiendo a la altimetría media y máxima de cada kilómetro, es fácil reconocer cuando nos hemos atascado y que hemos de hacer para remediarlo. Ese pedaleo atascado consume una cantidad ingente de recursos neuromusculares llegando incluso a romper fibras y, por lo tanto, acercarnos a un estado de fatiga, con lo que ha de ser evitado, pedaleando de pies, que puede ser que no aumente la cantidad de potencia, wattios, o cadencia pero es mucho menos exigente desde el punto de vista de utilización de recursos de tipo muscular local, dado que implica otros músculos y en regímenes más asequibles.

[Fuente: Custom 4us]